Octagón, nombre sin dueño…

Por: Edrich Ballesteros Foto: Especial

De nueva cuenta se revive la discusión ya casi eterna, entre la empresa conocida como AAA y el luchador Octagón, porque la primera, recién debutó a un luchador con el nombre de Octagón Jr.

Y es que después de muchos años, el llamado “amo de los ocho ángulos” señaló que había ganado el juicio por su nombre y que él era el único con el derecho de usar el nombre de Octagón, y parecía que hasta ahí había quedado el asunto, pero nuevamente, es el tema del día, mostrando al luchador, muy molesto junto con el Hijo de Octagón, (ese cuya fama fue por un show de televisión y no por sus logros en el ring) quien hasta hacía bulla del tema, aunque la realidad al parecer es otra.

Derechos de autor y registro de marca.

Ambas son cosas muy diferentes, pues básicamente la primera te reconoce como el creador de una obra, en este caso de un personaje ficticio, de aquí, obtienes un Certificado de Reservas de Derechos, lo que muchos conocen coloquialmente como derechos de autor, sin embargo, aquí, es factible que un nombre sea registrado teniendo leves diferencias fonéticas considerándose así, obras originales, para el caso, alguien pudo haber registrado Oktagón, Hoctagón, Hoktagón y demás e igual hubiera obtenido su Certificado de Reservas de Derecho, en este caso, quien quiera demandar el plagio, deberá acreditar diversas características que demuestren que no hay diferencia o que se presta a confusión.

Esa reserva de derecho de autor correspondiente al nombre de Octagón, existe desde 1996 y está a nombre de Promociones Antonio Peña S.A de C.V.

Los derechos de autor son responsabilidad del Instituto Nacional de Derechos de Autor, quien a su vez, es parte de la Secretaría de Educación Pública, pues tiene que ver con cuestiones más de arte y cultura.

El registro de marca es un tema muy aparte, porque aquí, si hay un control más estricto sobre los nombres comerciales y es muy probable que se dé el caso de que un nombre tenga varios registros de marca, pero siempre y cuando se refieran a actividades que no tengan que ver una con la otra.

En la página de www.marcanet.impi.gob.mx podemos revisar que la palabra Octagón tiene varios registros de marca, entre ellos, un tequila, que no es propiedad de ninguna empresa luchística y menos de quien encarna al luchador, pero cuenta con un registro lo que los hace propietarios de esa marca, nadie que no sea ellos, podrán elaborar un tequila con ese nombre mientras duren sus derechos y no los revalide.

Por otro lado, vemos que el nombre del personaje luchístico, (ramo 41, que se refiere a cuestiones de entretenimiento por parte del IMPI) tiene una solicitud de registro, un número de expediente, pero, sin que tenga aún un número de registro, lo cual significa que el conflicto no ha terminado y que la autoridad no ha determinado quien es el verdadero propietario del nombre, y esta es quizás, la única razón por la que ambas partes están haciendo de esto un circo muy grande.

El registro de marca, da derecho a su titular de explotar comercialmente su producto, tanto en México como en el extranjero, y aún cuando exista un registro de autor, este reconoce al creador, y le da derechos comerciales, pero no la capacidad de explotarlo como marca, por eso, grandes corporaciones tienen ambos registros para no tener estos problemas, y de acuerdo a los documentos que se han exhibido en ese litigio de Octagón y la empresa AAA, ese registro está a favor de Promociones Antonio Peña S.A de C.V.

Lo mismo pasa con la marca El HIjo de Octagón, y Octagón Jr, que aparecen con un registro a favor de la empresa Promociones Antonio Peña S.A de C.V pero solo en cuanto a ropa, sombreros, juguetes y artículos deportivos, no hay un registro para el personaje como tal, lo cual traería como consecuencia, que el luchador no podría explotar su imagen, aún siendo dueño del nombre, o tendría que buscar otros giros que nada tuvieran que ver con la lucha libre, esto es, no podría comercializar máscaras, muñecos, equipos de lucha libre, etcétera, todo esto, insisto, puede ser revisado a través de http://www.marcanet.impi.gob.mx

Mientras esto pasa, seguiremos escuchando muchas cosas de este asunto, Octagón y su hijo seguirá despotricando contra la empresa llamada comercialmente AAA, y hasta que no se resuelva el asunto de la marca, ambos están en el entendido de que al no haber dueño, ambos pueden hacer lo que quieran.

Y aunque al final, esto es lucha libre, aquí vemos que hay tantos intereses dentro de este mundo luchístico, que incluso los tribunales competentes son los encargados de resolver cuestiones relativas al derecho de uso de un personaje que en su momento, fue ídolo de muchos y que ahora, suena más por sus pleitos legales que por lo que un día hizo en el ring.

Esto se ha vuelto un circo, donde solo será la ley la que deba decir quien es el propietario de un nombre, solo por haberlo imaginado, diseñado o por haberlo interpretado…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s