Arenas vacías, causa y efecto

Conteo de 20 segundos por Edrich Ballesteros

De un tiempo para acá, muchas personas han querido hacer énfasis en que las arenas de lucha libre, se han ido vaciando, que la gente ya no acude y que es triste ver una arena semi desierta.

Si hubiera una real preocupación, esa misma gente iría, compraría un boleto, llevaría a su familia, y entonces, eso que tanto lamentan tendría un arreglo e incluso podrían sentirse orgullosos de haber contribuido a que una problemática así cambiara gracias a su contribución, pero la realidad es otra.

Durante muchos años, la lucha libre mexicana fue un deporte popular, y no solo porque sus aficionados no conocían de clases sociales, pues en una arena, (como debería ser en la vida) todos somos iguales, no importa raza, credo, situación económica ni nada de eso, el grito hacia los rudos o hacia los técnicos tiene el mismo valor y esa es la parte de la magia misma de este espectáculo.

Además, el bajo costo de sus entradas facilitaba que una familia completa pudiera ir a una arena, pues resultaba más barato que ir a un estadio de futbol o a un espectáculo internacional, pero de repente, las entradas subieron de precio de forma discriminada, y para un padre de familia ya no era muy conveniente gastar tanto o por lo menos no tan seguido, cuando hay necesidades en casa que hay que cubrir.

Pero también los promotores no hicieron lo suyo, ofreciendo carteles monótonos y sin chiste, sin saber como concretar una rivalidad que atrajera a la gente al lugar, y si le sumamos que sus luchas estelares no traen elementos que llamen mucho la atención de la gente, y el alto costo que representa, ahí el resultado, poca gente, pocos ingresos y por lo tanto no se le puede pagar a grandes estrellas.

Y no digo que sea malo usar el talento local en una arena, al contrario, así es como se forjan los ídolos, desde abajo, picando piedra, aprendiendo en cada lucha, haciéndose notar entre la gente, sobresaliendo de sus compañeros, pero esto es un negocio y no se vive de expectativas, sino de realidades, por lo que la gente quiere ver estrellas, pero si no hay con qué pagarles, pues no van.

Los cambios en el país también contribuyen a que la gente prefiera guardar su dinero, pues no saben qué pasará mañana, los recortes en instituciones de gobierno siguen así que más vale prevenir para la temporada de vacas flacas, cualquier persona responsable de su familia y de si mismo haría eso, siempre será preferible tener la despensa llena que conservar un boleto de una función que no ofrecía grandes cosas.

En términos de economía, se puede decir que la lucha libre no está en crisis, sino en una recesión, y que son muchos los factores de los que depende para que salga adelante, e insisto, trabajar con los jóvenes vale la pena, quizás si un promotor no tiene para cubrir a muchas estrellas, que lo haga con menos y combinarlos con talento nuevo, crear rivalidades que valgan la pena y que emocionen a la gente, pero sobre todo, que no le quieran cargar a la gente todo el peso de pagar una entrada muy alta por algo tan pobre.

Que no se muera esto, depende de todos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s