Conteo de 20 segundos por Edrich Ballesteros

Estamos en medio de una situación complicada en materia de salud, no solo en México, sino en todo el mundo, se han hecho grandes esfuerzos por controlar lo relacionado al COVID-19 pero hasta ahora nada en concreto, por lo que nuestra vida como tal, ha cambiado.

Las autoridades sanitarias han pedido que mantengamos distancia y que nos mantengamos en casa, saliendo solo para lo estrictamente necesario, en otros lugares del mundo, prácticamente hay un “toque de queda” donde aquella persona que esté en la calle sin un motivo justificado, además de ser multado, deberá ir a la cárcel, hasta ahora, en México, se ha hecho un llamado a la cordura y la la responsabilidad social.

Sin embargo, en la lucha libre, pareciera que algunos no han entendido que esto no es algo justo o injusto, sino una emergencia, algo que nadie tenía contemplado y que por lo tanto, se busca que hasta no encontrar una solución, no sean más los afectados en cuanto a su salud, por lo que se han suspendido actividades por oficio de las comisiones respectivas, de funciones, eventos, convivencias y cualquier tipo de eventos masivos que pongan en riesgo a la población debido a la aglomeración de personas en un mismo espacio.

Por igual, las autoridades han decretado el cierre de gimnasios, cines, teatros, deportivos, espacios recreativos y demás, pero en esa necesidad de salir adelante, promotores y luchadores olvidan que existe la responsabilidad social, que es básicamente, el impacto de nuestras acciones a futuro en una sociedad.

Mucha gente ha tenido que dejar a un lado las actividades que le gusta, ha tenido que adaptarse a nuevas formas de trabajo, otros incluso, han tenido que poner pausa a sus labores, porque es necesario para la mayoría, pero imposible para algunos, y eso es entendible, sin embargo, cuando promotores buscan realizar funciones a puerta cerrada, presentaciones a puerta cerrada, cuando luchadores presumen sus rutinas en gimnasios que siguen abiertos a pesar de las recomendaciones, cuando hacen convivencias, están incumpliendo con su responsabilidad social.

Quizás a muchos profesionales no les ha quedado claro que son figuras públicas y que como tal, deben ser ejemplo para sus seguidores, y si estos últimos están por ahora, en sus casas, ¿qué gana un luchador con exhibirse ya sea entrenando o haciendo su vida como si nada? o ¿qué hace una promotora anunciando funciones sabiendo que no es posible? es una irresponsabilidad.

Y no, nadie les va a decir qué hacer, pues todos son adultos y como tales deben comportarse, solo deben entender, que ellos, en su rol, son los que deben de poner un ejemplo de algo bueno, porque sin saberlo quizás, muchos de sus seguidores, sobre todo niños, algún día imitarán a sus ídolos, y sería mejor que lo hicieran con algo bueno y no con un acto irresponsable.

Todos deseamos que esto termine pronto, por eso hay que cooperar, hacer lo que nos toca, pero sobre todo, tener empatía por quienes no tienen otra opción más que estar en casa, hay que ser socialmente responsables de lo que hacemos, sobre todo, si queremos que en un futuro, esas acciones traigan algo bueno.

Tengamos paciencia, porque siempre será mejor exagerar en las precauciones que lamentar la indiferencia…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s