Saltar al contenido.

La Sombra Vengadora, el original, gracias por tanto, descanse en paz

Esta madrugada del día trece de Junio, me entero con mucha tristeza, del fallecimiento de un hombre que dedico, literalmente, toda su vida a la lucha libre, me refiero a Don Rogelio de la Paz, mejor conocido en el gremio como La Sombra Vengadora.

No recuerdo cuántas veces en su momento, platiqué con otros compañeros del si sería él, Don Rogelio, el más longevo de los luchadores en activo, y no, no hubo quien le ganara a este hombre que a la edad que fuera, lo dio todo en el ring.

La primera vez que lo conocí, más allá de las películas, fue en la antigua Arena Aztahuacan, ahí, junto a sus hijos, hacía las delicias del público, y si, ya se le veían los años, pero eso se olvidaba cuando comenzaba a hacer lo suyo en el ring, la calidad no tiene fecha de caducidad.

Estoy hablando de hace más de 15 años.

Después, tuve el honor de compartir el ring con él, en diversos lugares donde nos encontramos, un hombre que al final de cada lucha, tenía todavía la energía suficiente para corregir a sus hijos si habían hecho algo mal, para decirles lo que no le gustó de lo que vio pero sobre todo, para tomarse la foto con quien se lo pidiera, ya fuera un aficionado o un compañero de profesión, siempre atento, siempre con la mejor disposición de brindarse a la gente.

Y es que sin duda, ese fue su alimento día con día, por ello, cada doce de diciembre era una tradición verlo en la tradicional función organizada por Las Sombras Vengadoras allá por los rumbos del metro Eduardo Molina, en la colonia Malinche, donde no importaba la hora, los luchadores seguían subiendo al ring y la gente llenando la calle para festejar, y ahí, Don Rogelio, no podía faltar.

Y con ese mismo amor que le tuvo toda su vida a la lucha, sus hijos se enamoraron del deporte y seguirán haciendo lo que está en sus manos, para que el nombre de La Sombra Vengadora no se olvide jamás.

Gracias Don Rogelio, por todo, por tanto, por cada palabra, por cada consejo, pero sobre todo, gracias por enseñarnos con el ejemplo que cuando se ama algo, se le respeta como usted respetó la lucha libre hasta el último momento de su vida.

Descanse en paz…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: