Sergio Trejo FDT Lucha Libre Foto: Especial

Negro Casas es sinónimo de pasión y entrega a la lucha libre y aunque no le gusta que le llamen maestro, es considerado como una leyenda viviente de los encordados internacionales.

Heredero de una de las familias luchísticas de mayor alcurnia, fundada por el mítico Pepe Casas, el 4:40 confesó a FDT Lucha Libre que nunca pensó que su legado crecería ya que se considera un “vago de los encordados”.

Yo nunca me imagine que esto fuera a pasar, que mi familia luchísticamente fuera a crecer así, yo iba muy contento muy feliz era un vago me iba a Cancún, Tijuana, Ciudad Juárez aprovechaba la lucha libre para andar en todos lados pero después vas madurando y si quieres destacar tienen que estar en la sede que es la Ciudad de México, entonces tuve que concentrarme en el Toreo”.

Aunque no contaremos con un Negro Casas Jr. o un Hijo del Negro Casas, sus tres hijas entrenaron lucha libre, así como su esposa Dalys La Caribeña, quien actualmente es la Amazona más importante de la Seria y Estable, sin embargo, el experimentado gladiador confiesa que no a todos los integrantes de la familia Casas les ve esa chispa que se necesita para sobresalir en los cuadriláteros.

No creas, son mis familiares pero no a todos les veo la pasión, algunos solo lo quieren hacer por el compromiso del apellido o por ser de la familia, pero no. Yo puedo darme cuenta que sobrino sí y que sobrino no, pero ya no te puedes meter ni les puedes impedir nada ya que el mismo destino los va a ubicar. Si tienen talento van a sobresalir”.

Con la sabiduría que le caracteriza expresada de una manera fácil y dinámica, Negro Casas también tocó un punto importante, el hecho que que mucha gente piensa que por ser integrante de una dinastía “todo lo tiene en charola de plata”, incluso él vivió este tipo de señalamientos. Pero recalcó que ese lugar sólo el público lo puede otorgar.

La gente ha de pensar que como es su sobrino le van a dar (para arriba) pero fíjate que muchas veces el ser familiar de alguien te pone obstáculos cada vez más fuertes y la gente no lo sabe. ‘Ah, tú eres hijo de Pepe Casas, sí soy hijo de Pepe Casas, no pues vamos a ver si es cierto’, tuve muchas (experiencias) así”.

Felino se ganó su lugar, Heavy Metal tuvo su momento, lo mismo para mis sobrinos pero el público es el que opina ‘si la tiene o no la tiene’. De luchadoras solamente mi esposa (Dalys), mis tres hijas no desarrollaron en el profesionalismo que yo hubiera querido, se enamoraron de luchadores ¡guácala! yo hubiera querido que se enamoraran de futbolistas, pero no, se enamoraron de luchadores (risas). Y ahora se dedican al hogar”.

EL LEGADO DE PEPE CASAS

Uno de los puntos importantes de la charla fue el gran Pepe “Tropicasas” luchador de la vieja guardia y referí profesional que se ganó el cariño de la gente. Ante esto Negro Casas compartió con nosotros uno de los consejos que le dio, sobre todo para enfrentar a las nuevas generaciones.

Venía recordando a mi papá, no lo he visto, vamos a cumplir un año que no lo veo. Dentro de medio de la lucha libre fue un padre orientador me decía ‘no le pegues al joven pues él no tiene la culpa de que lo pongan contigo, en ese caso quién tiene la culpa es el promotor. Sácales el coraje, la lucha, oblígalo, provócalo pero no lo lastimes’”.

También le dijo como era el ambiente dentro del medio luchístico y la convivencia con los luchadores de ese tiempo, así lo comentó:

Dentro de muchas cosas que me decía, ‘oye, te van a ofrecer esta pastilla no te la tomes Negro’, sin embargo, yo lo hice y tuve mis consecuencias, eran como aceleradores, quemadores de grasa, no era nada tan grave pero me aconsejaba siempre. Me enseñó a convivir y a cómo era el ambiente”.

Desde muy pequeño, el veterano luchador conocí los secretos más profundos de la lucha libre, incluso tuvo sus primeros acercamientos con aquellos que en el futuro serían sus compañeros y rivales.

Mi papá llevo desde los cinco años, ahí conocí a Anibal, Gory Medina, Gory Casanova, a la mayoría de sus compañeros, gente de muchos años atrás. Incluso vi cómo se quitaba la máscara Dos Caras cuando se metía a bañar, son experiencias que tuve desde niño como hijo de un luchador como Pepe Casas.”

Hoy una nueva generación de los Casas juegan a ser luchadores en su casa, y como buen abuelo consentidor, los encamina a algo que se ve inevitable ya que sus nietos además de llevar su sangre también llevan la de otra gran familia luchística… los Alvarado.

Subí un video donde le enseño a uno de mis nietos a dar cachetadas, esto dije cuando entren a la escuela se van a poner más violentos (risas).

Negro casas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s